Loading...

martes, 3 de julio de 2012

"Macbeth". WILLIAM SHAKESPEARE.Club Internacional del Libro. 1989

   He leído esta pequeña-gran obra motivado por la lectura de "Corazón tan blanco", pues hacía referencia como veremos a una frase que se pronunciaba en Macbeth. No he encontrado un paralelismo entre ambas obras muy evidente, a falta de una reflexión más profunda; pero he disfrutado de una magnífica obra acerca de las pasiones de las que estamos compuestas las personas. En Shakespeare, sin medida: el ambicioso es ambicioso hasta las últimas consecuencias. ¿Siguen siendo vigentes sus personajes? Nuevas formas, pero siguen ahí. También las tribulaciones de Macbeth después de lo hecho aparecen de alguna manera a lo largo de la obra de Javier Marías.


Ante las dudas acerca del asesinato que acaban de llevar a cabo, interviene Lady Macbeth dirigiéndose al propio Macbeth: "Ya están mis manos del color de las vuestras; pero me avergonzaría de tener un corazón tan blanco... ¡No os dejéis perder tan miserablemente en vuestros pensamientos!... p. 199

También juega a lo largo de la narración Javier Marías con la frase final que es tan popular. De nuevo es Lady Macbeth la que hace los reproches "¿por qué siempre solo, acompañándoos de tristes pensamientos y acosado por ideas que debieron morir con los que las engendraron? Debe darse al olvido lo que no tiene remedio. Lo hecho, hecho está" p. 208

"¡Las cosas que principian con el mal, solo se afianzan con el mal!" p. 209

"Toda fiesta se agua si el que la ofrece no muestra a cada instante que la ofrece con gusto. Si no, el invitado prefiere quedarse en su casa. De otra parte, los agasajos son el mejor condimento, y toda reunión sin ellos parece desierta." p. 211

"La confianza es el mayor enemigo de los mortales" p. 214

Macduff a Malcolm, hijo del rey asesinad: "¡Tu real padre era un santo rey, y la reina que te acarició en su regazo, más veces genuflexa que levantada, murió cada día que vivió" p. 224

Ross a Macduff: "Vuestro castillo ha sido sorprendido; vuestra esposa y vuestros niños, bárbaramente asesinados. ¡Contaros cómo, sería agregar vuestra muerte a esta matanza!... p 225

Malcolm solicita a Ross que explique cuanto antes: "Dad palabras al dolor. La desgracia que no habla murmura en el fondo del corazón, que no puede más, hasta que le quiebra" p. 226

En torno a la misma desgracia Malcolm: "Aceptad cuanto os consuele. ¡No hay noche, por larga que sea, que no encuentre al fin el día!" p. 226

Dejando patente el carácter heróico de los hombres de la Edad Media: "¡Pues, entonces, sea soldado de Dios! ¡Tuviera tantos hijos como cabello, no les desearía una muerte tan magnífica! Y con esto ha sonado su doble de campanas" p. 235

3 comentarios:

  1. Me encantan los escritos de Shakespeare creo que son fantásticas palabras que de una u otra forma pueden servir en diferentes etapas de la vida como: “Al nacer, lloramos porque entramos en este vasto manicomio ”

    ResponderEliminar
  2. Certera frase que me gustaría saber en cuál de sus obras podría encontrarla. Perdón por el retraso en la contestación. Espero que aún visites el blog y puedas contestarme.
    Saludos.

    ResponderEliminar